Alimentación del Bebé

Alimentación del Bebé

Qué comemos hoy?

Cuando tenemos un hijo las madres nos debatimos en muchos casos en que tipo de alimentación les vamos a dar.

Lo primero que te dicen, te aconsejan, te mandan, prácticamente te ordenan, es la lactancia materna, es cierto que la leche materna tiene unas propiedades que no pueden sustituir otras leches, es cierto y no se puede discutir, pero hay que tener también en cuenta que las leches artificiales están realizadas de manera que se asemejan en un alto porcentaje a las maternas.

Creo que cada madre debe ser ella, la que debe elegir la opción, y ninguna de las dos es errónea pues se ven casos de los dos casos donde los resultados son completamente idóneos.

El problema de las alergias o de enfermedades infantiles por darles alimentación artificial es errónea, pues todos conocemos a muchos niños que se han criado con estas leches y no hay tenido estos problemas.

A la hora de elegir una alimentación, hay que contar con la disponibilidad de la madre, de sus tareas, trabajos…, además de cómo se encuentra en ese momento la madre o como reacciona el bebe ante esa alimentación que le estamos dando.

La alimentación a través de la lactancia materna necesita de un gran compromiso por parte de la madre, la cual se siente vinculada de una manera permanente hasta que el bebé cambie de alimentación.

Por otro lado la alimentación artificial nos hace disponer de mayor facilidad a la hora de alimentar a nuestro bebe, aunque el vínculo se crea de la misma manera y aquí incluimos el vínculo de su padre, que también puede participar de este momento y crear un vínculo al igual que la madre.

Las madres que utilizan la lactancia materna hablan de una unión especial con el hijo, es cierto que cuando le damos de comer a nuestro bebe está muy próximo a nosotros, pegado a nuestro cuerpo, sujeto con nuestros brazos, en una postura que prácticamente es igual a la que tienes cuando le das el biberón, así que la relación podrá ser igual, pues la cercanía es la misma.

Lo que si creo que debe hacerse en los dos casos, cuando se alimenta un bebé y sobre todo en los primeros meses de vida, es que ese momento debe ser especial, único, por lo que no se aconseja que se haga en un lugar donde halla mucho ruido o jaleo, como una terraza o lugar público donde la gente genera bullicio, pues el bebé debe estar tranquilo para poder comer bien y digerir bien la comida y si se puede evitar los “odiosos” gases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *