Educar

Educar

Septiembre es un mes de retomar, de retomar todas esas cosas que en el verano habíamos dejado un poco apartadas o simplemente éramos más flexibles, como la educación.

dc5539aa9ba48a7c67967cd07ca68d03Volvemos a los horarios, a los estudios, al trabajo, y volvemos a retomar la educación de nuestros hijos, que por supuesto no habíamos abandonado, pero si nos habíamos relajado, pues las vacaciones son para todos y para todo.

Cuando hablamos de la educación y si nos compensa o no, a mi me enseñaron, que la educación de los hijos NO compensa, el esfuerzo que hacemos los padres para educar a nuestros hijos, no es un trabajo de compensación, sino es algo innato en los padres que nos dice que tenemos que enseñarles a nuestros hijos pero no para beneficio nuestro, sino por el bien de ellos.

28f1b8b1eef0bc1945a38ad2780cce64Nuestros hijos funcionan de una manera, cada uno de ellos de una manera diferente, si son niños o niñas también es diferente, pues cada uno tenemos unas cualidades y unas virtudes que nos son dadas, y que son particulares de cada uno.

No todos aprendemos igual, de la misma manera, con el mismo método, a la misma velocidad, a uno se le da mejor una cosa y a otros otra.

Por eso hay que educar a los hijos en libertad, hay que darles libertad, y tienen que aprender que la liberad no es igual a hacer lo que me da la gana, sino que la libertad es la gestión adecuada de las ganas, que algunas veces habrá que seguir y otras no. Hay que aprender a optimizar el me da la gana.

8e1e541da207598d152a21a9806c42ecHay que enseñarles a valorar, lo que verdaderamente es importante, sobre todo en una sociedad donde los valores pasan a ser cosas superfluas, como el éxito económico sin pensar en la persona, donde nos están incitando a ser consumistas, más tienes mejor eres, dejando a la persona en un segundo plano, donde nos hacemos hedonistas, y lo relativizamos todo.

La sociedad va tan deprisa que no nos da tiempo a valorar las cosas verdaderas, las que dan sentido a la vida y sobre todo a la persona, eso es lo que hay que enseñarles a nuestros hijos, a ser personas, a dar importancia a las pequeñas cosas, a los detalles.

Hoy en día al ir tan deprisa, no tenemos paciencia para nada, necesitamos hacer una cosa tras otra, sin esperar, pero tenemos que pararnos a disfrutar de los momentos, a tener paciencia, igual que los niños, los mayores, la educación es también paciencia, aunque muchas veces no de las ganas de tirar la toalla, no hay que hacerlo. Hay que recogerla y volver a empezar, aunque tengamos crisis es una oportunidad para mejorar, para ver ese problema desde otro enfoque y con una nueva ilusión después de la caída.

2d2e8-ed75bb2f0737f46e6d3143c3ce256975Hay que ver las cosas con ilusión, da igual lo que nos vaya a ocurrir e ir tras las cosas sin dejarse nada atrás, lo importante es la ilusión del día a día, que no la perdamos para poder transmitirla a nuestros hijos y se den cuenta de que problemas tenemos todos pero que se pueden solucionar, caerse y levantar.

Con nuestros hijos debemos de ser originales, debemos de ser divertidos debemos ir con los tiempos, debemos actualizarnos y ver cada día como la sociedad cambia y como encajamos en esa sociedad.

Tenemos que ir por delante de ellos, dándoles ejemplo que es la mejor manera de enseñar, nos debemos de comprometer con su educación, al igual que un médico no le sirve con hacer una carrera, sino que el resto de su vida sigue estudiando porque siempre hay algo nuevo que aprender, lo mismo nos pasa a los padres, la sociedad, sus gustos, los fenómenos sociales van variando, no son iguales los nuestros a los de nuestros hijos.

fdadd98afc95e9736bb64c936ec4993bAl igual que el médico necesitamos formarnos y seguir formándonos, y en la actualidad tenemos a nuestro alcance varias maneras de formarnos, de ayudarnos a recordar aquellas pequeñas cosas que olvidamos o las habíamos dejado pasar. Hay mucha ayuda a nuestro alrededor, programas y cursos que nos ayudan a mejorar o a recordar para poder poner en práctica. Por que la teoría muchas veces nos la sabemos al dedillo pero no la ponemos en práctica.

Hay que empezar mirándose uno mismo y pensar en nuestras prioridades para que las aprendan nuestros hijos y luego ellos las llevan a la práctica. Hay que pensar que en el trabajo eres prescindible y en la familia insustituible.

Os dejo para el final unas frases que resumen la educación de nuestros hijos:

Un Bebe requiere cuidados
Un Niño requiere límites
Un Adolescente exige razones

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *