Celebraciones Navideñas

Celebraciones Navideñas

cec1c40663cedc05d783bdeb2879c3fe

Deck the Halls!!!! Falalalala

Cuando se acerca esta época, hay dos posiciones, los que las adoran la Navidad y no dejan un sólo rincón de su casa sin decorar, y los que las odian.

Yo creo que hay sino adorarlas, aprovecharlas. Hay que aprovecharse de las ocasiones que tenemos para celebrar, para festejar, pare reunirnos todos y pasar un buen rato, con una escusa u otra.

93fa2835e3ed13c4a490c4c18ce99fe4En este caso lo que nos toca son las Navidades, es un momento muy entrañable, donde nuestros sentimientos afloran, porque no somo ajenos a lo que ocurre, porque si hay algo que nos enternece enormemente a todos es el nacimiento de un niño, en este caso del Niño Jesús, por lo que ese amor que tenemos nosotros hacia las personas está más sensible, siempre que hay un niño cerca, siempre hay ternura, amor, y sobre todo, risas y alegría, que suele ser lo que más echamos en falta en esas ocasiones “cuando pasamos por un bache”.

La Navidad es un momento, como oí yo el otro día en una charla, sobre todo de Familia, de reunir a la familia, incluso a veces (si se puede) de reconciliarse con la familia, o por lo menos aparcar esas rencillas, que a veces con el paso del tiempo hasta se nos olvidan y no nos acordamos más.172f5ce5afb5f26c7dd57c1cdcf98aad

Hay que hacer Familia, lo necesitamos, porque si hay una causa por la que la gente “odia” la Navidad suele ser por la falta de aquellos familiares que no están, con los que nos reuníamos en otras Navidades, y celebrábamos las Fiestas.

Pero como, también me dijeron en la misma charla, todas esas personas que se nos han ido hay que ponerlas en la zona Vip, y cuando estamos “armando” el Belén, meter dentro del portal esos pastorcillos que representan a los que se nos han ido, pero dentro hasta al fondo, que estén en Palco Vip.

imagesPor ser un momento también de renovarnos, de renovar nuestros ideales, nuestros intentos fallidos del año anterior, donde ponemos todas las esperanzas en el Nuevo Año que llega, donde renovamos esos “votos” de hacer…., igual este año conseguimos apuntarnos al gimnasio, o conseguimos hablar con aquella persona que “me cuesta tanto”. Hay que renovarnos por fuera y también por dentro, proponernos el hacer más feliz a los demás.

Un ejercicio muy fácil es comenzar ya ahora a hacer más feliz a los demás, sobre todo porque ahora es más fácil, todo el mundo está más alegre, más relajado, hay cenas, comidas que suelen ser momentos más distendidos para poder hablar, acercarnos a aquellos que por circunstancias tenemos más lejos, aunque trabajen con nosotros codo con codo.

Y seguir por la familia, adornar, ir a pasear, a los mercadillos, a las pistas de patinar, etc. Aprovechar el tiempo en hacer más feliz a tu familia, los niños están de vacaciones, muy nerviosos por la venida de los Reyes Magos, y también están más cercanos, igual que los mayores, aprovechamos esos momentos de cercanía, de luces, villancicos, para pasarlo bien.05bbef9a6c8b44a0883d2adce0a58367

Y todo este trabajo que nos lleva desde que comienza el espíritu Navideño (en algunos casos ya casi en Noviembre), en las ciudades suele ser a principios de diciembre hasta el 7 de Enero donde todos ya comenzamos la rutina, para coger carrerilla para las buenas acciones, y poder seguir el resto del año sin decaer, porque si uno hace algo repetidamente durante un periodo, dicen que tiene que ser 21 días, se convierte en hábito, pues cojamos el hábito del cariño, de la comprensión, del acercamiento a los demás, de olvidarnos de rencillas, de dar Amor.

La Navidad es una época de generosidad, de compartir, de salir al encuentro del necesitado. Como alguien dijo: “Tú no puedes vivir de espaldas a ninguna inquietud, a ninguna necesidad de tus hermanos los hombres”. Estos días nos ofrecen la oportunidad de vivir cara a los demás, descubriendo sus necesidades y pensando qué podemos hacer cada uno para satisfacerlas.

“Para cambiar el mundo, es necesario hacer el bien a quien no puede darnos nada a cambio”. Papa Francisco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *