Jueces

Jueces

Culpable o Inocente???

Ya hace tiempo que me doy cuenta que todo el mundo sabe de todo, opina de todo, y juzga y condena a todos.

Hace también muchos más años que oí un cuento, me imagino que ya lo conoceréis, pero por si todavía hay alguien que no lo conozca aquí lo dejo:

Venía un señor por el camino, con un niño como de once años, que era su hijo, y venía también un burro, que le servía al señor para cargar leña. Pero el señor ya había vendido la leña, y además estaba cansado, de manera que se montó en el burro.

En esto se encuentran con unas gentes que venían por el mismo camino. Y cuando ya pasaban las gentes, el señor oyó que decían: “¡Qué viejo tan egoísta! Va él muy montado en el burro, y el pobrecito niño a pie.”   

Entonces el señor se bajó del burro y le dijo al niño que se montara. Caminaron así un rato, el niño encima del burro y el papá a un lado, a pie, cuando en esto se encuentran con otras gentes.

En el momento de pasar, el señor oyó que decían: “¡Qué muchacho tan malcriado! Va él muy montado en el burro, y el pobrecito viejo a pie.” Entonces el señor le dijo al niño que se bajara del burro.

Mini-burros-9Siguieron así un rato, caminando los dos un poquito detrás del burro, y en esto que se encuentran con otras gentes, y cuando ya pasaban, oyó el señor que decían: “¡Qué par de tontos! “Va el burro muy descansado, sin carga, y a ninguno se le ocurre montarse.”

Entonces el señor se volvió a montar y le dijo al niño que él también se montara. Así iban, moviéndose los dos al mismo tiempo con el paso del burro, y en esto se encuentran con otras gentes que venían por el camino. y cuando ya pasaban las gentes, el señor oyó que decían: “¡Qué par de bárbaros! El pobrecito burro ya no puede con la carga.”

Entonces el señor se quedó pensando un rato y le dijo al niño: “¿Ya ves, hijo? “No hay que hacer mucho caso de lo que diga la gente.”

Con este cuento creo que ya no haría falta decir más. Hoy en día la gente tiene vocación de Juez, pero sobre todo en lo referente a los demás, hay una idea del “piensa mal y acertarás”, de condenar a todos.

3d white people judgePresuponemos que todos son culpables. Hay que tener un poco más de pudor a la hora de juzgar, a la hora de hablar de los demás. Dejar que cada uno actúe, porque muchas veces no sabemos bien, porque está haciendo una cosa u otra, debemos ser más comprensivos con la gente.

También debemos ser cautelosos a la hora de “opinar“, no todo el mundo quiere nuestra opinión, ni todas las veces tenemos que darla, porque algunas veces será bien recibida y otras no, algunas veces nos la pedirán y otras no.

Algunas veces tendremos que hablar y otras que callar, no a todo el mundo le interesa lo que “opinas” en cada momento, no todo el mundo quiere oír tus pensamientos, pues algunas veces pueden llegar a ofender, o simplemente aburrir.mujeres-con-periodicos

Sobre todo hay que aprender a respetar los gustos de los demás, sus ideas, sus aciertos y sus errores, cada uno “suele” saber lo que hace en cada momento, y si hay algo/alguien que no nos guste, pues lo dejamos ir. Mientras no se ofenda al de al lado y se respete a los demás, el resto debemos callar sino se nos pregunta.

Para poder poner todo esto en práctica, no hay cosa más fácil que ponerse en el pellejo de una madre con su hijo. Una madre tiene un corazón y un amor hacia su hijo que le hace tener una paciencia infinita, las madres no juzgan y condenan, sino que las madres juzgan y perdonan, dan segundas oportunidades, cuando tiene que condenar no sentencia a muerte, sino que con todo el amor, con todo el cariño, sin Ofender, le dice las cosas a su hijo.

Aprendamos de esas madres que tienen paciencia infinita, para poder tener paciencia infinita con el resto del mundo, porque muchas veces los demás la tienen con nosotros.

Acabo con otro refrán: “En boca cerrada no entran moscas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *