El Coche y Mr Hyde

El Coche y Mr Hyde

Los blogs se supone (no siempre se corresponde con la realidad), son reflejo del pensamiento de una persona, uno sigue a un blog porque se siente identificado, le gusta, le interesa la información…. de la persona que hay detrás de ese blog.

No se si después de esta entrada conseguiré más seguidores o perderé los que tengo, pero es que me doy cuenta, que cuando uno va en coche su personalidad muta.

opinion1

Cuando nos subimos a un coche nos suele ocurrir, primero que estamos tranquilos, ponemos alguna emisora de radio o algún cd, colocamos la temperatura a nuestro gusto… todo va bien. Luego según desaparcas, muchas veces nos encontramos con un coche que más que ayudar a salir nos lo pone difícil, pero todavía seguimos sonriendo hacemos un par de maniobras y salimos a la carretera.

Una vez en la carretera nos llaman por teléfono, el niño pide agua, que cambiemos de emisora que no les gusta…. y nuestra sonrisa se va evaporando. Llegamos a un semáforo, casi lo cogemos en verde, pero el de delante ralentizó la marcha y lo acabamos cogiendo en rojo, aprovechamos para cambiar la emisora, para darles agua, para quitar el aire porque tienen frío y empiezan a estornudar…

opinion2

Volvemos a ponernos en marcha, y llegamos a una rotonda, vas por dentro? por fuera?, si quieres ir a la derecha, no puedes adelantar por la izquierda al indeciso que no sabe en que salida salir?…. el de atrás pita, el de delante no se decide, tú tienes que salir pones el intermitente…, y poco a poco, la sonrisa se disipa, comienza la cabeza a hincharse e incluso a ponerse un poco roja, la vena (a lo “Patiño”) y como vas con los niños comienzas a llamar “feos” a los conductores de a lado, si el trayecto dura 10 minutos más, puedes variar de “feos” a “feísimos”.

opinion3

El problema es cuando vas sólo o con “adultos”, y en vez de “feos” te acuerdas del conductor de alado, del autobús municipal que ¡tienen preferencia!, del que regula los semáforos que lo hace de manera que los coges todos en rojo, del límite de velocidad que es “muy difícil” de mantener, de la familia del conductor de delante… y así acabas llegando a tu destino, aparcando con una mano a lo Carlos Sainz y mandado el coche a…., al taller, porque por culpa del último acto de chulería para demostrar/te que sabes conducir mucho mejor que los demás, te has comido la columna!!!.

Esto nos suele pasar, un poco parodiado, pero se parece bastante a la realidad, pero ojo, tengamos prudencia a la hora de conducir, ahora sobre todo en época de vacaciones, no nos alteremos por llegar media hora más tarde, no nos acordemos de las familias de los otros conductores, y si es así de manera positiva.

Pensemos que no todos lo hacemos igual, que no todos sabemos el camino perfectamente, porque es la primera vez que lo hacemos, y que igual que han tenido paciencia alguna vez con nosotros, la tengamos nosotros con los demás “Tolerancia”.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *