El matrimonio: cosa de dos

El matrimonio: cosa de dos

Aunque lleves muchos años de matrimonio, o pocos y te creas saberlo todo, os aseguro que siempre os encontrareis con alguien o con algo donde poder aprender. En este caso ha sido en un curso de COF, que organiza una asociación que se llama ITEFA e imparte cursos para grupos de matrimonios de distinta índole.

Algunos cursos son sobre la educación de los hijos y otros del matrimonio, que es el que estoy realizando en estos momentos, exactamente se llama: “Consolidar el amor: Tarea de dos”, creo que con el título ya está dicho casi todo, pero poco a poco en el curso vamos aprendiendo muchas más cosas.manosunidas

Una cosa que me hizo mucha gracia en la primera reunión es que nos explicaron que había diferentes cursos dependiendo de los años que llevases casado, este llegaba hasta los 25. Yo me encuentro todavía en ellos!!!

Creo que con estos cursos aprendes muchas cosas, recuerdas muchas y te haces un examen de conciencia de un largo periodo de tiempo. Piensas: cómo has evolucionado?, qué has hecho en estos años de tu vida?, has ido hacia delante, te has estancado, has avanzado? que propósitos tenías y si los has conseguido?, que te queda por hacer o tienes pendiente o a medio hacer?….matrimonio

Puedes ir contestando una a una y a muchas más, y verás que algunas han ido a peor, otras se han quedado igual y en otras has mejorado. Pero lo que realmente importa en este caso, es lo que ha sucedido en tu “matrimonio“, y piensa en las etapas que has pasado, (acordaros que es antes de llegar a los 25).

Primero el noviazgo, conocerse, aceptarse, quererse y enamorarse; luego un acto de compromiso donde habéis aceptado libremente y sin coacción el uniros y comenzar un proyecto nuevo; y en este momento os encontráis como yo, en el periodo que ese proyecto está cimentado pero por supuesto que todavía nos queda mucho por hacer.novios

Piensa en ese noviazgo en esa etapa de tu vida, que normalmente suele ser idílica, no suele haber muchas dificultades y si las hay suelen se pasajeras y efímeras, son momentos de diversión, de ir conociéndose donde no paramos de hablar, de contarnos, de querer vernos a todos momentos y cada instante. Es súper importante de vez en cuando volver al pasado recordar esos momentos idílicos, porque muchas veces tenemos que volver atrás para darnos cuenta de que hay algo importante; que había algo importante y que lo sigue habiendo y que merece la pena luchar por ello.

Luego recordar que hemos dicho que “Si”, de una manera u otra firmas que si quieres comenzar una vida juntos, o simplemente os lo habéis propuesto y habéis dicho que si a un proyecto común, porque os necesitabais mutuamente y la única manera de ser feliz es haciendo al otro feliz, y para eso se crea un vínculo.saidyes

Recordar ese día que dijimos “si” y acordarnos de los sentimientos, de los proyectos, de todas las ilusiones que teníamos puestas en ese proyecto en común.

Y por último todo el trabajo “duro”, “muy duro” que es poner los cimientos a esa casa, el crear un hogar, el crear una familia, el tener unos hijos o no, el educarlos, el trabajo…., y aquí es donde todo se nos hace cuesta arriba y difícil, pero os aseguro y eso lo sabéis que una carga entre dos, es mucho más fácil que si la lleva uno sólo.familia

Pero por qué de todo esto que os cuento, y es que muchas veces, y creo que en la mayoría de los casos el problema es que nos desviamos del camino principal, cogemos otros secundarios, dejamos el principal que era el matrimonio, nuestro marido, nuestra pareja y el que nos ayuda a llevar la carga.direcciones

Nos dedicamos o preocupamos, por la casa, la hipoteca, la renta, por si está bien, por si está ordenada, por si tenemos todo como nos gusta o nos faltan cosas, nos preocupamos de nuestra alimentación y la de nuestros hijos que sea sana, saludable…, nos preocupamos por los hijos que nos llevan muchísimo tiempo y dolores de cabeza, nos preocupamos del trabajo, del deporte, de las extraescolares, de las clases de…. y podía seguir así muuuuchoooo más tiempo, pero todo esto son caminos secundarios, son desviaciones que nos hacen perder el camino principal y os aseguro y no sólo porque lo diga yo, sino porque lo dicen los expertos y además la vida y el tiempo nos lo hace ver (acordaros que no llegamos a los 25) es que si no tienes claro cual es tu camino principal, el resto de caminos no van a llegar a buen puerto, es como querer construir una casa pero sin unos cimientos fuertes, olvidaros la podréis construir pero se os acabaran cayendo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *